PANDEMIA

Castilla y León no notifica fallecidos en residencias por COVID desde mediados de marzo gracias a la vacunación

vacuna-covid-enfermera
Tres profesionales preparan las vacunas en Segovia. JCyL

Han fallecido más de cuatro mil residentes (4.060) en todo Castilla y León desde el principio de la pandemia, la segunda con más decesos. El último día en que se notificó un fallecimiento fue el 21 de marzo, después de puestas todas las segundas dosis.

Jesús López de Uribe | eldiario.es/cyl | 11/04/2021 - 11:44h.

Las vacunas del coronavirus funcionan. La mortalidad entre los residentes de los hogares de mayores y personas con discapacidad de toda la autonomía descendió de forma casi total una vez terminada la campaña de inoculación completa de este fármaco, y pasados los 14 días posteriores a la aplicación de la segunda dosis. Además, no se notifica muerte alguna de ningún residente por esta causa desde el 21 de marzo en toda la comunidad autónoma.

En concreto, los datos abiertos de la Junta de Castilla y León señalan que han fallecido durante toda la pandemia por causa del contagio del coronavirus 2.955 personas residentes en los setecientos centros autonómicos de estas características. Otros 1.105 lo han hecho con síntomas compatibles de COVID-19 pero no confirmados con prueba, hasta contabilizar 4.060 muertos en centros de carácter residencial.

Castilla y León ha sido la segunda comunidad autónoma con más fallecidos por coronavirus. Según el último informe del Gobierno de los 29.504 fallecimientos solo supera a la comunidad castellano y leonesa en incidencia letal del virus en residencias Cataluña, con 5.437. En cuanto a contagios en residencias Castilla y León sí ha sido la comunidad más afectada, con 16.760 casos. Según los datos de la Junta de Castilla y León de mortalidad total, 4 de cada 10 fallecidos por COVID en la comunidad han sido residentes.

La campaña de vacunación comenzó el 28 de diciembre, y las últimas inoculaciones de la segunda dosis se produjeron a mitad de febrero. Como hay que esperar entre diez y 14 días a que haga efecto, a primeros de marzo se podría decir que estaban completamente protegidos contra la COVID-19 los residentes.

De esta manera, estos datos indican desde el 28 de diciembre al 28 de febrero murieron en las nueve provincias 303 personas (que se sumarían a las 2.645 de todo 2020). Sin embargo, desde el 1 de marzo sólo han fallecido por esta casuística 7 personas en toda la Comunidad Autónoma, 3 de ellas en León, y 4 más en las provincias de Ávila, Burgos, Palencia y Salamanca (1 en cada una). Es decir, que tanto en Segovia, Soria, Valladolid y Zamora no hubo muertes notificadas de residentes desde esa fecha.

Es más, en Zamora no se notifica una sola muerte desde el 12 de febrero, en Segovia desde el 19 de ese mes, en Valladolid desde el 24 y en Soria desde el 28 de febrero. En las demás, el último deceso sumado a la tabla de datos abiertos es del 3 de marzo en Palencia, el 5 en Salamanca, el 12 en Ávila, el 17 en Burgos y el último de toda la autonomía en León, el 21 de marzo. Puede decirse que la curva mortal se desploma justo cuando se termina la segunda ronda de vacunación en las residencias de mayores.

Esto indica la efectividad de la vacuna a la hora de evitar la muerte de las personas mayores, que son los que más han sufrido las consecuencias letales de la covidiosis, siendo más de nueve de cada uno de los fallecidos por la pandemia en la comunidad autónoma. Además, algunos de los decesos que se han producido en marzo de personas que vivía en estos centros; tanto fallecidos dentro de ellos como los trasladados a los hospitales, que es lo que indica esta estadística.

Fallecidos por provincias

En total, los fallecidos en estos centros residenciales han sido de unas cuatro mil personas (cuatro de cada diez en toda la comunidad). De ellas la gran mayoría falleció en los tres primeros meses de la pandemia con el pico en abril (con casi la mitad de todos ellos) y en el último trimestre de 2020, más los 303 de los dos primeros meses del año. También hay que destacar que tres cuartas partes de ellas fueron confirmadas con pruebas de su covidiosis.

En total, la provincia con más muertos –según lo que indica la tabla de datos abiertos de la situación de enfermos de coronavirus en las residencias– fue la de León, con 721 (17,76% del total); seguida de Valladolid, con 701 (17,27%)y Salamanca, con 617 (15,20%). Los decesos en estos centros fueron 475 en Burgos (11,70%), 443 en Segovia (10,91%), 307 en Zamora (7,56), 269 en Ávila (), 268 en Palencia (6,60%), y 259 en Soria (6,30%).

En los dos primeros meses de este año (o más bien desde el 28 de diciembre al 28 de febrero durante la campaña de vacunación), los datos fueron de 61 fallecidos en Salamanca, 59 en Palencia, 41 en Valladolid, 33 en León, 29 en Zamora, 27 en Soria, 26 en Burgos, 16 en Ávila y 11 en Segovia. Hay que tener en cuenta que algunas residencias no pudieron comenzar la protección de sus residentes porque se habían detectado contagios dentro de ellas que retrasaron la entrada de los equipos sanitarios hasta que se consideraron limpias.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad