SANIDAD

El Ayuntamiento y Alcer se unen para luchar contra las enfermedades renales

alcer-convenio

La concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Burgos, Estrella Paredes y el representante de la Asociación Alcer para la lucha contra las enfermedades renales, Antonio Ortiz, han firmado un convenio de colaboración por valor de 12.000 euros.

burgosnoticias.com  | 11/09/2019 - 12:06h.

La concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Burgos, Estrella Paredes y el representante de la Asociación Alcer para la lucha contra las enfermedades renales, Antonio Ortiz, han firmado un convenio de colaboración por valor de 12.000 euros.

En virtud de este convenio, las dos partes establecen un acuerdo de colaboración para que Alcer asista a estos enfermos en sus aspectos médicos y sociales, así como el fomento de esta asistencia por facultativos especializados sean o no socios de Alcer.

Asimismo, se establece la divulgación sanitaria popular para dar a conocer la existencia de estas enfermedades y sus posibles soluciones terapéuticas, además de sensibilizar a la población sobre la importancia de donar órganos.

El representante de Alcer Burgos, Antonio Ortiz ha recordado que las enfermedades renales que afectan al riñón son crónicas, es decir, que es necesario mentalizar al paciente de que tiene que vivir con ella toda la vida, por lo que es importante rodearse de especialistas como nutricionistas o psicólogos ya que pueden ocasionar un trauma muy fuerte en el enfermo y sus familiares.

Impartir charlas, conferencias o coloquios para informar sobre la enfermedad renal o difundir entre la población información sobre esta patología acerca de los trasplantes y las donaciones, son algunas de las actividades que contempla este convenio, además de talleres de autoayuda para los enfermos, visitas periódicas a las sesiones de hemodiálisis y talleres de actividades manuales, entre otras.

Antonio Ortiz ha recordado que una persona a la que no le funcionan los riñones no puede esperar a recibir un tratamiento de diálisis, tiene que ser algo inmediato.

No sucede lo mismo a la hora de esperar un trasplante de riñón por parte de un donante. En este sentido, la lista media de espera oscila entre un año y año y medio, aunque hay casos en que la persona que espera un trasplante de riñón puede demorarse hasta los seis años hasta que se encuentra un riñón compatible.

Ortiz ha indicado que son las personas más mayores las que muestran una mayor reticencia a la hora de donar, mientras que la juventud sí es más receptiva y se encuentra más mentalizada, teniendo en cuenta que puede ser potenciales donantes en un futuro.

El representante de Alcer ha recordado que una persona puede vivir con un riñón, por lo que cada vez son más frecuentes los trasplantes entre personas vivas o las donaciones cruzadas entre pacientes que son compatibles, incluso viviendo en diferentes países.

Alcer Burgos está formada por 200 socios, si bien atiende a un total de 800 personas en toda la provincia.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad