Opinión

El actual escenario político condena al PSOE de Castilla y León a seguir en la oposición.

No es que el panorama nacional resulte una balsa de aceite, pero si por algo se está caracterizando la vida parlamentaria en Castilla y León es por una progresiva degradación del debate político, plagado de broncas, ex abruptos y ánimos de zaherir en una escalada de crispación desconocida en las 9 legislaturas anteriores.

Si la palabra de los políticos, de todos en general, no estuviera tan devaluada, en Castilla y León no llevaríamos desde principios de septiembre dando poco menos que por segura la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas.

El calendario judicial, otro condicionante del adelanto electoral

Era un factor con el que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, no contaba cuando hace semanas se planteó la posibilidad de adelantar las elecciones autonómicas a la próxima primavera.

Menos dinero para Sanidad en pleno deterioro del sistema regional de Salud

¿Hacia dónde se dirige la Sanidad Pública en Castilla y León? Esta es la pregunta que vienen haciéndose tanto los ciudadanos como los profesionales sanitarios desde que Alfonso Fernández Mañueco accedió a la presidencia de la Junta y en el reparto de competencias pactado entre PP y Ciudadanos, encomendó la Consejería de Sanidad a Verónica Casado, propuesta para el cargo por el socio minoritario.

Mañueco, sin relato para justificar un adelanto electoral

El repudio socialista a los 11 procuradores de C´s desinfla la presentación de una segunda moción de censura.

Puesta al día socialista en modo electoral

En la perspectiva de unas elecciones autonómicas adelantadas a esta primavera, los socialistas de Castilla y León se jugaban mucho en los últimos días. A nivel interno, estaba por ver como quedaban retratados en la foto final del Congreso Federal de Valencia, su peso en los renovados órganos del partido y en particular en la nueva Ejecutiva diseñada por Pedro Sánchez.

“Un muro de contención contra el sanchismo” (Mañueco dixit)

Por si quedaba alguna duda de que estamos en precampaña electoral, el acto protagonizado el pasado domingo en El Bierzo por Pedro Sánchez no puede ser más revelador. Un acto en formato mitin, plagado de guiños electoralistas, diseñado en apoyo de Luis Tudanca, quien virtualmente reelegido secretario autonómico del PSOE, volverá a encabezar el cartel socialista en las próximas elecciones autonómicas en Castilla y León.  

Gracias, Mañueco

Esta frase de agradecimiento seguro que la han repetido varias veces en las últimas horas tanto el Secretario de los socialistas de la Comunidad  como el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, tras pasar el día D para que el presidente, Fernández Mañueco apretara 'el botón' disolviendo las Cortes y convocando elecciones anticipadas a finales de noviembre

En precampaña hasta primavera

Entrado el mes de octubre y desechado el de diciembre para colocar las urnas, salvo sorpresa de ultimísima hora -el plazo expira este martes 5- la convocatoria inmediata de unas elecciones autonómicas a celebrar el último domingo de noviembre parece descartada.

La inoportunidad social y económica de unas elecciones anticipadas

Abocados al parecer sin remedio a unas elecciones autonómicas anticipadas en Castilla y León, plazos en mano el calendario ofrece dos hipótesis alternativas.

Salvar al soldado HUBU

Esta semana se cumplirá el segundo aniversario de aquella famosa foto que reunía a casi todos los jefes médicos del hospital y de la que poco a poco han ido desapareciendo la inmensa mayoría

Patada a seguir hasta que Génova mueva ficha electoral

Vista la resaca posterior a la tormenta, queda nítidamente claro que en ningún momento ha entrado en crisis el pacto de gobierno PP-Ciudadanos vigente desde el inicio de la Legislatura.

Otra opción de Mañueco: Cesar al dúo Igea-Casado y recomponer el pacto con C´s

La tormenta política desatada la pasada semana en el seno de la Junta a raíz de que el presidente Fernández Mañueco desautorizara sin ningún miramiento a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y por ende a su mentor, el vicepresidente Francisco Igea, ha desencadenado la psicosis de un adelanto electoral en Castilla y León

El silencio de los corderos

Antes del verano ya recogíamos en este mismo digital la situación de "limpieza étnica" en la que se encuentra sumido el HUBU desde hace dos años.

Las inconmesurables tragaderas de la consejera Casado y de su mentor el vicepresidente Igea

Alfonso Fernández Mañueco, sorprendía a propios y extraños anunciando que el PP iba a apoyar la proposición socialista que pedía la retirada del llamado Plan Aliste.

Calma chicha con un ojo puesto en Andalucía

"Mientras yo sea presidente de Castilla y León aquí no se cierra una gatera", proclamó con toda rotundidad, allá por los años noventa, el entonces titular de la Junta, Juan José Lucas. Lo hizo cuando el sector azucarero iniciaba un proceso de reestructuración industrial que amenazaba con cerrar más de la mitad de las plantas remolacheras ubicadas en la comunidad autónoma.


publicidad
publicidad


publicidad