PANDEMIA

El supercontagio en esta pandemia podría ser una buena noticia

covid-desinfectar
Foto de Tedward Quinn (Unsplash)

El 80 % de todas las infecciones podría proceder de un 10 % de todos los positivos. Si la pandemia depende tanto de los puntos calientes de la transmisión, esa es su debilidad. Una estrategia eficaz contra los rebrotes sería concentrar el esfuerzo en evitar esos focos. Antes hay que aprender a predecirlos, claro.

Agencia SINC | Mónica G. Salomone | 30/05/2020 - 12:40h.

Para los amantes de la jerga de pandemia, el desconfinamiento trae un nuevo parámetro: K. En el caso de la COVID-19, lo que dice el número K es que en su transmisión es especialmente importante el fenómeno del supercontagio.

Un cierto halo mítico envuelve a la figura de los supercontagiadores: personas que tienen algo biológico o social que potencia la transmisión del virus. Mientras no sea fácil identificarlos, resulta más útil centrarse en las situaciones supercontagiadoras. Los trabajos que estudian el fenómeno pueden dar pistas en la toma de decisiones cotidianas durante la desescalada.

Por ejemplo, parece haber más transmisión en sitios cerrados donde se permanece cierto tiempo, sobre todo si se habla en voz alta o se canta —coros, misas, lugares con música alta—.

En los casos en plantas de procesado de carne, la baja temperatura y el ruido ambiente podrían ser factores facilitadores. Un estudio en Japón ha hallado que la probabilidad de contagio en sitios cerrados es casi 19 veces mayor. Y se ha estimado que hablar un minuto en voz alta genera al menos mil gotitas con partículas virales, que podrían quedarse hasta 8 minutos en el aire.

Los primeros trabajos que apuntan a que para cortocircuitar esta pandemia es crucial concentrase en el supercontagio son modelos matemáticos. En abril, el grupo de Adam Kucharski, en el London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM), concluía —en un trabajo aún no revisado por otros expertos— que el número de contagios que genera cada persona infectada es muy variable: unos pocos contagian a muchos, y muchos —la mayoría— a muy pocos o incluso a nadie. Estiman que el 10 % de los casos es responsable del 80 % de la transmisión.

Este resultado "subraya los beneficios potenciales de enfocar los esfuerzos [para frenar la pandemia] en el fenómeno del supercontagio", escriben los autores.

Se podrían suavizar así, dice Kucharski en un reportaje en Science, medidas muy costosas para la población pero menos efectivas en términos relativos: "El confinamiento es una medida muy poco precisa. Básicamente estás diciendo: no sabemos lo bastante sobre dónde ocurren los contagios como para centrar el esfuerzo ahí, así que lo cerramos todo".

 

Qué es K, el parámetro del supercontagio

El número reproductivo es el famoso Ro, o erre subcero: el número medio de casos nuevos que genera cada persona infectada. Pero, como en el chiste de las dos personas que se comen un pollo 'a medias' sin que una pruebe bocado, Ro no cuenta toda la verdad. Por eso entra en escena K, que mide si la epidemia avanza uniformemente o si, por el contrario, los casos se agrupan formando cúmulos. Cuanto menor es K, más grumos tiene el dibujo del avance de la epidemia.

En 2005 se analizó el número K de varios patógenos causantes de otras epidemias. Para el primer SARS, el coronavirus similar al actual que apareció en 2003 y en cuya epidemia se identificaron muchos eventos de supercontagio, se asignó a K un valor de 0,16. En la epidemia del coronavirus MERS, en 2012, el K fue 0,25. El de la pandemia de gripe de 1918 fue 1, indicio de que hubo menos supercontagio.

Pasados ya varios meses de pandemia, empieza a haber datos para reconstruir la epidemiología de focos en todo el mundo. También parecen confirmar la importancia del supercontagio en el caso del SARS-CoV-2.

"Como la mayoría de los infectados no contribuye a la expansión de la epidemia, el número reproductivo efectivo podría reducirse de manera drástica previniendo los eventos de supercontagio, relativamente raros", explican Kucharski y sus colegas.

El árbol filogenético en España

Una evidencia procede de la genética. En España, un reciente trabajo del grupo de Antonio Salas, de la Universidad de Santiago de Compostela, ha reconstruido el árbol evolutivo de los genomas de SARS-CoV-2 secuenciados en países de todo el mundo.

Salas, con amplia experiencia en reconstruir la evolución genómica de grupos humanos, ha empleado una técnica propia, distinta del algoritmo usado en la visitada web del proyecto Nextstrain y basada en fundamentos de la genética clásica. Uno es el principio de máxima parsimonia, que, como explica a SINC, busca "el camino más corto", o el número mínimo de mutaciones que conecta distintas ramas del árbol filogenético.

Su análisis de casi 5.000 genomas víricos encuentra que, a escala global, aproximadamente la mitad de todos los casos proceden de solo unas pocas docenas. "No tenemos datos epidemiológicos", dice Salas, "pero lo que vemos solo podemos explicarlo con sucesos de supercontagio".

En el caso de España los investigadores detectan múltiples entradas del virus, y una peculiaridad: aquí proliferó especialmente un linaje asiático que en el resto de Europa es menos frecuente. Pero "no vemos nada que indique más virulencia, simplemente es cuestión de azar", explica Salas, que recuerda que el trabajo aún está en curso.

Investigadores de la Universidad de Hong Kong han llegado a conclusiones parecidas siguiendo una metodología muy distinta, los datos del rastreo de contactos: "Estimamos que el 20 % de los casos han sido responsables del 80 % de la transmisión local". Para los autores de este trabajo, "las autoridades deberían priorizar el trazado rápido y la cuarentena de los contactos, así como el distanciamiento físico, para prevenir los eventos de supercontagio en ambientes de alto riesgo social".

Para los investigadores, la importancia del fenómeno del supercontagio en esta epidemia tiene algo bueno: abre ventanas de oportunidad para cortocircuitarla. "Es crucial entender los tipos de focos de contagio y los patrones de transmisión en cada uno", escribe Benjamin M. Althouse. A este objetivo "deben dirigirse explícitamente los esfuerzos de rastreo de contactos".

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad