PROVINCIA

Torrelara se convierte en el yacimiento más importante del tránsito desde el Jurásico al Cretácico

torrelara-dinosaurios

El yacimiento se confirma como uno de los puntos clave en el estudio de las faunas de dinosaurios de Europa en el tránsito del período Jurásico al Cretácico, un momento de grandes cambios tanto en la composición de los ecosistemas como en la distribución de los continentes.

burgosnoticias.com  | 30/07/2019 - 13:58h.

La XVI campaña de excavaciones paleontológicas en el yacimiento. Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal, en Torrelara, en plena Sierra de la Demanda, ha sido la más prolífica de todas las realizadas, con un total de 179 piezas encontradas. En el total de las campañas se han encontrado 450 piezas fósiles, según ha explicado el director de las excavaciones. Fidel Torcida.

El resultado más importante de la campaña de 2019 es el hallazgo de fósiles de vértebras de un dinosaurio carnívoro "de tamaño medio, la mayoría bien conservadas y completas". También de terópodos se han hallado hasta 15 dientes, cuyas formas apuntan a la presencia de distintos grupos como dromeosáuridos, los parientes de Velociraptor y alosáuridos entre otras, una pieza espectacular de un diente prácticamente completo, con corona y raíz, que mide 15 centímetros de longitud.

Otros dinosaurios que este año completan la lista faunística de Torrelara son: dinosaurios tireóforos, de los que procede una placa ósea de la piel y una falange del pie completa. Además, se registran dientes de cocodrilos, placas óseas de tortugas; escamas del pez Lepidotes y conchas de moluscos bivalvos acuáticos.

El equipo ha estado formado por 25 personas y han participado personas de Francia, Italia, Burgos, Valladolid, Salamanca, Madrid, País Vasco, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Aragón, así como de la propia Tierra de Lara. La mayoría son estudiantes universitarios, licenciados, doctorandos y doctores de biología, geología, paleontología, arqueología y restauración.

Además, se ha recuperado madera fósil, como "ramas, fragmentos de troncos, impresiones de hojas y granos de polen de distintas plantas, tenemos un conjunto variado de seres vivos que formaban parte de un ecosistema complejo de 145 millones de años de antigüedad".

Se habían planteado dos objetivos. Por un lado "conocer la extensión total del yacimiento y por otra completar el esqueleto del dinosaurio saurópodo localizado en la primera campaña".

Entre los retos de investigación abiertos, destaca el de dilucidar el proceso de formación del yacimiento, en el que una de las claves es entender cómo llegaron o se depositaron en él los cadáveres de animales y los restos de plantas.  Finalizada la campaña, constatan la necesidad de realizar un mínimo de otras dos campañas de excavaciones más.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad