PUEBLOS MÁS BONITOS CYL

Maderuelo y Ayllón, dos destinos para perderse

Villa de Ayllon
Villa de Ayllon

La villa de Ayllón se encuentra en el extremo nordeste de la provincia de Segovia, asentada en las faldas de una rojiza colina y lindando con la provincia de Soria. Al este se encuentra la Sierra a la que da nombre, coronada por el pico del Grado (1.613 m.) junto al cual pasa la carretera que une a esta Villa con la provincia de Guadalajara.

burgosnoticias.com  | 22/03/2019 - 00:00h.

Ayllón está declarado Conjunto Histórico - Artístico de carácter nacional y ha obtenido varios premios, entre ellos en 1973 el primer premio del Concurso de Embellecimiento de Pueblos y el accésit del Primer Premio Nacional en 1974.

Plaza de Ayllón
Plaza de Ayllón - Segovia un buen plan
Ayllón una villa con verdadero sabor medieval, en ella se han encontrado restos celtíberos, primeros habitantes de la zona, después la habitaron godos, visigodos y musulmanes. Muchos reyes han pasado por esta villa (Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando III, Fernando IV, Juan II y ya en 1929, la infanta doña Isabel), además de personajes como el Cid Campeador o santos como San Francisco de Asís o Santa Teresa de Jesús. En el siglo XV, Ayllón fue posesión del condestable de Castilla don Álvaro de Luna, a quién Juan II concedió el señorío de la villa.

La entrada a la villa se efectúa a través de un puente romano de piedra sobre el rio Aguisejo y de un Arco medieval que a modo de buen centinela da la bienvenida. Su Plaza Mayor,  de estructura irregular, con soportales de piedra, fuente de cuatro caños, la iglesia románica de S.Miguel y el palacio que alberga el Ayuntamiento conforma una visión armónica y pintoresca.

La iglesia de S. Miguel construida en el siglo XII, en estilo románico tardío, llama la atención por su espadaña y rosetones. En la actualidad aloja la Oficina de Turismo. La Casa Ayuntamiento fue un palacio construido en el siglo XVI y reformado a principios del XIX;  arrasado por un incendio del que sólo se salvó la fachada.

La Iglesia de Santa María la Mayor de estilo neoclásico, cruz latina y soberbio campanario de 40 m de altura rematado en espadaña. El Palacio de los Contreras con fachada de estilo gótico-isabelino, interior con bellos artesonados y mobiliario de gran valor. La Casa de la Torre de estilo gótico, es el edificio civil más antiguo de los que se conservan. El Palacio del Obispo Vellosillo, construido a finales del siglo XVI, en la actualidad es sede del Museo de Arte Contemporáneo y de la Biblioteca Municipal. La Casa del Águila uno de los edificios más destacados, con magnífico escudo de armas.

La Martina
La Martina. Foto: Segovia Turismo
De la ocupación árabe han quedado como muestra los lienzos de la muralla de tapial denominados "Los Paredones" y la propia torre de dicha muralla a la que se conoce como "La Martina" que se ha convertido en la imagen emblemática del pueblo.

Una de las fechas más recomendables para visitar la villa es el último fin de semana de julio, días en los que se celebra "Ayllón Medieval", además desde mayo hasta noviembre hay visitas guiadas teatralizadas que  narran su historia del s. XIII al XVI.

La Villa de Maderuelo, como su vecina Ayllón, es Conjunto Histórico-Artístico al que hay que añadirle un magnífico entorno natural. Se sitúa sobre una gran colina, rodeada por el embalse de Linares. Es el inicio de las Hoces del Río Riaza.

De fundación temprana, que se remonta por algunos autores al siglo X, se cuenta también entre las fortalezas que Jiménez de Rada da por recuperadas por Sancho Garcés en 1011 y figura formando parte de la diócesis de Burgos como Castro Maderolum en 1109.

Visitas teatralizadas Ayllón
Visitas teatralizadas Ayllón
Se constituyó en la parte alta de un cerro rocoso con un recinto amurallado ajustado a la forma del relieve y eje principal de orientación este-oeste, con un tamaño que se puede considerar muy reducido pero que fue habitual en el medievo, al menos en la mitad norte peninsular.

En el siglo X la villa fue repoblada por el conde castellano Fernán González y posteriormente saqueada por ejércitos de Almanzor. Un siglo después, construyendo muralla y castillo, se creó el Castro Maderolum, con gente venida de Burgos. Ya en el siglo XII se anexionó al obispado de Segovia.

Por sus calles podremos contemplar casas nobles con simbologías en piedra con la temática templaria que nos llevan hasta el torreón que fue el antiguo castillo.

Maderuelo conserva, de la época musulmana, algunos restos arquitectónicos únicos en Segovia. La Edad Media dejó en la villa muchos restos que confirman la importancia que tuvo Maderuelo en esos tiempos, como la puerta y trazado de las murallas y restos de trece templos. Ya a las afueras, destacamos la grandiosa ermita de Castroboda donde se venera a la patrona de la localidad y la ermita de la Santa Cruz de finales del siglo XI.

Esta maravillosa villa medieval pertenece, como no podía ser de otra manera, a la asociación que engloba "Los Pueblos más bonitos de España"

Que ver en Maderuelo

La muralla, que conserva buena parte de los lienzos y el 'Arco de la Villa' son dos de las cosas más destacadas de esta localidad. A parte de las cuatro puertas y el castillo, la población tuvo de ocho a diez parroquias y llegó a constituir arrabales, que parece se despoblaron ya en el siglo XIV. Aún se conservan la parroquia de Santa María y las ermitas de San Miguel, Veracruz y Castroboda.

Puerta Maderuelo
Puerta Maderuelo
Arco de la Villa: La entrada más emblemática de Maderuelo es "El Arco de la Villa" que protege el acceso oeste. Aún conserva los cerrojos, la poterna y unas gruesas puertas de madera acorazada, con adornos y policromía blindaje del siglo XV. Hasta principios del siglo XX disponía de foso y puente.

Plaza de San Miguel: Pequeña plaza triangular que sirve de bifurcación al entrar en Maderuelo. Una escalinata se abre en la plaza para subir al patio o atrio elevado de la ermita que da nombre a esta plaza. Los altos edificios de su alrededor conservan la atmósfera medieval original destacando dos portadas románicas y una gótica. Sobre una de ellas figura el escudo de estilo rococó, de los Enríquez, marqueses de Villena y condes de San Esteban.

Iglesia Palacio de San Miguel: Antigua ermita que formó parte del conjunto defensivo oeste y ha sufrido profundas remodelaciones. En el siglo XV se adosó una segunda nave rectangular, rematada con una pequeña espadaña. El campanario-torreón de la primitiva ermita románica de ábside semicircular se convirtió en vivienda. En su sobrio interior existen varios enterramientos enmarcados en arcos góticos, destacando la lápida de Hermosa.

Puerta del Barrio y Casa Torre del Hospital: Se trata de un conjunto defensivo que protege el único acceso desde la muralla de la umbría, al que asciende el camino desde el valle del Arroyo Moralejos. Tras ser utilizado como torreón, pasó después a ser un hospital o albergue de peregrinos y gentes necesitadas. Se denomina Puerta del Barrio por ubicarse aquí la Judería o Barrio Judío de Maderuelo.

Plaza del Baile: Dedicada a Pérez de Seoane, benefactor de Maderuelo. Ocupa una de las cotas del cerro. Destaca la casa con soportal y columnas que cierra uno de los laterales de esta plaza.

Iglesia San Miguel de Maderuelo
Iglesia San Miguel de Maderuelo
Plaza de Santa María: Ocupa la parte central del cerro, bajo la imponente mole de la Iglesia de Santa María. Dispone de dos accesos por el oeste y dos por el este, que cruzan bajo sendos arcos que se adosan a la gran espadaña, testigo centenario de innumerables juegos de pelota mano.

Iglesia de Santa María del Castillo: Si por algo destaca esta iglesia especialmente es por su tamaño y por la diversidad de estilos que conserva, siendo el único templo segoviano con restos de estilo Califal.

Torreón del Castillo: Uno de los últimos vestigios del castillo que protegía el acceso norte. Sufrió varios desperfectos a causa de numerosos rayos que han derribado parte de sus muros. Aún se aprecia la disposición cuadrada de este baluarte, en cuyo subsuelo existe un aljibe.

Alcacer y Barbacana: Mirador espectacular que se extiende bajo el atrio porticado de la Iglesia de Santa María. Aunque sirvió de osario de la parroquia hasta épocas recientes, es un misterio su función defensiva, sobre todo en la época de dominio musulmán. El nombre de alcacer indica que esta extensión de terreno se usó para sembrar cebada que se segaba verde y servía de forraje.

Puente viejo: Cuando las aguas descienden a principios de agosto, dejan ver esta obra de sólida sillería. Los expertos creen que no es románico si no romano. Sus cinco ojos semienterrados por el lodo del embalse y sus recios espolones demuestran la fuerza de las crecidas del Riaza. Este puente, por cuya travesía debían pagar pontazgo al Marqués de Villena, une el pueblo con su querida ermita de la Veracruz y las altas tierras del páramo.

Ermita de la Veracruz: Declarada monumento nacional en 1924, esta sencilla Ermita templaria sorprendió al mundo por albergar uno de los mejores conjuntos de frescos románicos castellanos. En 1950 la construcción del embalse dio lugar a su expropiación y obligó a trasladar los frescos al Museo del Prado, quedando unas débiles improntas en los muros, apreciadas como un tesoro por los vecinos. Es el templo más antiguo, al parecer se trata de una ermita visigótica anterior. La tradición cuenta que los templarios custodiaron  allí  uno de los fragmentos de la Santa Cruz - Lignum crucis - que llegaron a la península.

Ermita de Castroboda: De finales del siglo XVIII que los vecinos levantaron con su esfuerzo para albergar a la patrona de Maderuelo. Fue edificada sobre una ermita anterior dedicada a San Roque, el protector contra la peste.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad