PUEBLOS MÁS BONITOS CYL

Los Tesoros de Ciudad Rodrigo

Vista general de Ciudad Rodrigo
Vista general de Ciudad Rodrigo

La configuración urbana de Ciudad Rodrigo se debe a la encrucijada en la que se encuentra situada (algo más de ochenta kilómetros de la capital, a muy pocos kilómetros de la frontera portuguesa por el oeste y también a pocos kilómetros del límite de Cáceres por el Sur), situación fronteriza y por ende guerrera.

burgosnoticias.com  | 05/04/2019 - 00:00h.

Ciudad Rodrigo​ fue un área de asentamiento humano desde la Edad del Bronce, como así lo atestigua un ídolo que se guarda en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. En los alrededores de la ciudad se han hallado también algunos útiles de piedra del Paleolítico Inferior (bifaces, hendidores, cantos tallados) y a poco más de 15 km en la pedanía de Serranillo nos encontramos la estación rupestre de Siega Verde, con numerosos grabados del Paleolítico Superior y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2010.

Mapa de Ciudad Rodrigo
Mapa de Ciudad Rodrigo. Foto: Ciudad Rodrigo

Hacia el siglo VI a. C. los vetones, pueblo de posible origen celta o precelta, dominan el área. Se ha encontrado cerámica de tradición indígena en niveles de época romana en el centro de la ciudad. De la época romana se conservan escasos restos, siendo los más conocidos los correspondientes a tres columnas de un templo. Estas columnas fueron adoptadas desde la Edad Media como emblema heráldico de la ciudad. Quedan escasos testimonios de la existencia de la ciudad durante la época sueva, visigoda y la era de Al-Ándalus.

Es probable que la zona quedara integrada dentro de los reinos cristianos durante el reinado de Alfonso VI de León, a finales del siglo XI. En un documento de la catedral de Salamanca de 1136 consta que los salmantinos compraron la aldea de "Civitatem de Roderic", siendo este  el testimonio más antiguo del nombre de la ciudad que se conoce.

A partir de 1161, Fernando II de León lleva a cabo la repoblación de la ciudad y esta comienza a rodearse de una muralla que tiene más de 2 km de perímetro y siete puertas, siendo probable que durante su reinado empezase la construcción de la catedral, aunque la mayor parte es obra de los siglos XIII y XIV. Este edificio, considerado el más importante de la ciudad, mezcla distintos estilos artísticos que van desde el románico hasta el neoclasicismo.

Precisamente Fernando II fue el que elevó la ciudad a la categoría de sede episcopal, en un intento de consolidar una plaza fuerte al sur del reino leonés, frente a portugueses al oeste y almohades al sur. En el siglo XIV, el rey Enrique II de Trastámara mandó construir una fortaleza, que hoy es el Parador Nacional.

La proximidad a Portugal  ha orientado la historia de la ciudad. Fue escenario de la entrada de las tropas en el vecino reino en 1384, que terminó con el desastre de la Batalla de Aljubarrota. Ciudad Rodrigo ha sido, junto con Tuy y Badajoz, una de las tres plazas más importantes de la Corona de Castilla y León frente a Portugal.

Durante los siglos XV y XVI, la ciudad vive una época de auge como residencia de la nobleza, siendo de esa época la mayoría de los monumentos, palacios, templos y casas señoriales que se conservan en la actualidad.

Durante ese periodo de tiempo, la ciudad se ve envuelta en la lucha de bandos nobiliarios, a la que no es ajeno el estamento eclesiástico. Momentos críticos se vivieron también en la época de la Guerra de las Comunidades de Castilla, con la ciudad dividida entre los partidarios de Carlos I (los Águila) y los partidarios de la Comunidad (Pachecos y Chaves).

Próxima a Portugal, contó con una importante comunidad judía, luego conversa. Por este lado de la raya pasaron al vecino reino miles de judíos camino del exilio, aunque algunos retornaron para recibir el bautismo. Será mediados del siglo XVI cuando comience a establecerse en la ciudad una importante comunidad judeo-conversa.

Su posición de plaza fortificada entre Portugal y Salamanca le hizo tener un papel singular en la Guerra de la Independencia. Esta es la época más crítica en la historia de la ciudad y de su entramado urbano, pues sufrió importantes daños que aún se observan en la ciudad durante los dos sitios. Durante el francés de 1810 el Mariscal francés  Ney tomó la plaza de Ciudad Rodrigo.

Un año y medio más tarde, estando el ejército francés de retirada, el general británico Wellington iniciaría el 9 de enero el llamado Sitio de Ciudad Rodrigo de 1812. Finalmente, tomaría la ciudad a los franceses tras abrir dos brechas en las murallas. En recompensa por la liberación de la ciudad, a Wellington se le dio el título de Duque de Ciudad Rodrigo.

Castillo de Enrique de Trastámara
Castillo de Enrique de Trastámara. Foto: Ciudad Rodrigo

Con la creación de las actuales provincias en 1833, Ciudad Rodrigo quedó integrado en la de Salamanca, dentro de la Región Leonesa, siendo una de las cabeceras de partido judicial.

En 1944 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico, gracias a su muralla, catedral, palacios e iglesias... entre los que destacan, aparte de los ya citados, el ayuntamiento, la capilla de Cerralbo, el palacio de los Castro, el palacio de los Águila, el palacio de la Marquesa de Cartago o la casa de los Vázquez.

En Ciudad Rodrigo se puede visitar:

El Castillo de Enrique II de Trastámara. Mandado construir por este rey  en el año 1372, con modificaciones posteriores. En la actualidad es el Parador Nacional.

La Catedral de Santa María: del siglo XII al XIV. Iniciada bajo el reinado de Fernando II de León es románica en transición al gótico. La torre se construyó entre 1764 y 1770. En 2006 se celebró la exposición Las Edades del Hombre, auspiciada por la Junta de Castilla y León.

Las Murallas: comenzaron a ser construidas por Fernando II de León en el siglo XII, teniendo más de dos kilómetros de perímetro y son la muralla interior, de cal y canto. En el siglo XVIII se construyeron los baluartes exteriores en forma de dientes de sierra en piedra arenisca. Hoy cuenta con cinco puertas, la del Sol, la del Conde, la de Amayuelas, la de Santiago y la de Sancti Spiritus, habiendo perdido la antigua falsa puerta "del Rey" frente a la Torre de la Catedral.

El Palacio de la Marquesa de Cartago: de estilo neogótico, construido a finales del siglo XIX y reformado en 1953.

La Casa del Primer Marqués de Cerralbo: situada en la Plaza Mayor. Data de la primera mitad del siglo XVI.

 

Capilla de Cerralbo
Capilla de Cerralbo. Foto: Ciudad Rodrigo

La Capilla de Cerralbo: de estilo herreriano, de Juan Ribero de Rada, siglos XVI y XVII. Levantada "para hacer sombra a la catedral" como panteón funerario de la familia Pacheco, gracias a la intercesión del Cardenal Francisco Pacheco de Toledo, tras la negativa del Cabildo de la Seo civitatense a derribar parte de la capilla mayor para hacer girola para el enterramiento de dicha familia.

Iglesia parroquial de "El Sagrario de la Catedral" desde finales del siglo XIX, cuando la familia la cedió a la Diócesis. Aún habiéndose producido varias pérdidas artísticas de esa donación, aún alberga piezas importantes como un retablo, en madera de nogal, obra del ensamblador mirobrigense Alonso de Balbás, con un extraordinario tabernáculo, o el óleo de La Inmaculada del sevillano Domingo Martínez, o la estatua orante del último Marqués, así como el frontal de altar de la capilla del lado del evangelio, obras de Benlliure.

El Ayuntamiento: del siglo XVI y estilo renacentista. En 1903 se añadió el ala de la derecha.

La Casa de la Cadena: edificio señorial del siglo XVI. Ha sufrido diversas reformas al ser usada desde la Guerra de Sucesión como cuartel para la tropa.

La Casa de los Vázquez:  señorial del siglo XVI, de estilo gótico. Restaurada en 1923 con elementos del convento de San Francisco. Actualmente alberga las instalaciones de Correos y Telégrafos.

Antiguo convento de las Franciscanas Descalzas: edificio de 1739. Su construcción se atribuye a Churriguera. Actualmente es la residencia geriátrica "Obispo Téllez", en honor a Fray Gregorio Téllez, obispo de Ciudad Rodrigo que mandó construir el convento en el llamado "Campo de Trigo".

 

Catedral de Santa María
Catedral de Santa María. Foto: Ciudad Rodrigo

Iglesia de San Pedro y San Isidoro: iglesia con orígenes en el siglo XII, época de la que conserva un ábside románico mudéjar. Reformada en los siglos XVI, XVIII y XX para albergar los panteones familiares de familias nobles mirobrigenses, entre las que destacan los Vázquez, que costearon la capilla mayor. Un indiano miembro de esta familia regaló a la parroquia un óleo de la Virgen de Guadalupe obra del mexicano Juan Correa.

 

La Plaza de Herrasti: se encuentra en el extremo noroeste del recinto amurallado, junto a la catedral. Se nombró así en honor al General Pérez de Herrasti, defensor de la plaza durante la Guerra de la Independencia y contiene un monumento en su nombre, así como la tumba del guerrillero  Julián Sánchez "El Charro".

Iglesia de San Andrés: De origen románico (del que conserva dos interesantes portadas), junto con la de San Pedro, la más antigua de la ciudad. En su interior destaca el Retablo, obra de Miguel Martínez de la Quintana y dos cuadros barrocos: "Virgen con Niño" y "San Juanito jugando con Jesús".

Iglesia de San Cristóbal: Antiguo templo reconstruido en el siglo XVIII gracias al obispo Gregorio Téllez. Conserva dos retablos barrocos, el del lado de la epístola alberga una imagen de San Cristóbal (siglo XV) y una barroca de San Sebastián, el patrono de la ciudad y que proviene de la derruida ermita del Santo, junto al Hospicio.

Hospital de la Pasión: Institución asistencial fundada durante la época de los Reyes Católicos. Edificio del siglo XVI muy modificado durante el XVIII. La capilla alberga un interesante Crucificado de Lucas Mitata que forma un Calvario con un San Juan y una María, obra del mirobrigense Juan de Remesal. Entre su patrimonio destaca la "Virgen del Buen Suceso", pieza de marfil hispano-filipina regalada por el Capitán Pacheco Maldonado.

Hospicio: La Real Casa de Expósitos, fundada en el siglo XVIII por el obispo ilustrado Cuadrillero y Mota. Interesante edificio proyectado por Juan de Sagarbinaga.

Seminario Diocesano de San Cayetano: Sobrio edificio, también obra de Juan de Sagarbinaga, muy restaurado tras las destrucciones provocadas por la Guerra de la Independencia. La capilla, de una sola nave con crucero añadido acoge un retablo barroco procedente del Convento de Franciscanas Descalzas.

Ruinas del Convento de San Francisco: Restos del gran convento de esta Orden. Se conservan capillas funerarias del siglo XVI, correspondientes a las familias Águila y Centeno respectivamente.

Convento de San Agustín: Majestuoso edificio del siglo XVI, hoy reutilizado como colegio de MM Teresianas.

Palacio de los Águila o del Príncipe de Melito: Palacio renacentista.

Foto:Wikipedia | Julián Mauricio Valdés Toro. Jumaovat
Carroza Carnaval de Toro. Foto:Wikipedia | Julián Mauricio Valdés Toro. Jumaovat
Palacio de los Ávila y Tiedra: conocido durante su historia por el nombre de otras familias que lo han poseído (Castro, o, en las últimas décadas, de los Montarco, por ser su antiguo dueño el titular de dicho condado). Extraordinario palacio renacentista con gusto francés. Recientemente restaurado y dedicado a la hostelería.

Otros palacios repartidos por el conjunto amurallado, desde edificios del siglo XVI como la Casa de los Sexmeros, hoy Casa Municipal de Cultura, hasta monumentales casas del siglo XX, de corte historicista como el Palacio de Velasco, junto a la Puerta de Amayuelas.

En Ciudad Rodrigo se puede disfrutar de la fiesta de su patrón, San Sebastián (20 de enero), de la Romería de San Blas (3 de febrero), el Lunes de Aguas, el Martes Mayor (agosto) y la Feria de Teatro.

Pero sin duda la más reconocida es el Carnaval del Toro. Se celebra coincidiendo con las fechas anteriores a la Cuaresma. La plaza mayor se convierte en un coso taurino de madera que construyen muchos de los ciudadanos de la localidad. Una peculiaridad de esta plaza es su forma rectangular. Es la celebración más conocida y famosa de la zona, de interés turístico nacional e incluso internacional. La tradición perdura y los encierros, corridas y capeas son el principal atractivo de esta festividad.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad