PUEBLOS MÁS BONITOS CYL

Bonilla de la Sierra, el último de los pueblos más bonitos de Castilla y León

Iglesia de Bonilla
Iglesia de Bonilla

Este pequeño pueblo del Valle del Corneja es una de las joyas de la provincia de Ávila. No demasiado conocida a pesar de su belleza, la villa de Bonilla de la Sierra presume de historia, patrimonio y naturaleza a partes iguales.

burgosnoticias.com  | 03/05/2019 - 00:00h.

Pese a su tamaño, la localidad fue durante siglos lugar de descanso de reyes y obispos. De ahí su carácter de villa episcopal, así como también del rico patrimonio que conserva en pleno siglo XXI.

Bonilla de la Sierra es además un destino ideal para pasar un día en familia: pasear por sus calles perfectamente empedradas, dejarse impresionar por su colegiata o contemplar las imponentes vistas que de la sierra se tienen desde todos sus rincones, es un lujo al alcance de muy pocos.

Nada más llegar a esta localidad, llama la atención su acceso puesto que en su día el pueblo estuvo amurallado. Quedan pocos restos, entre ellos la Puerta de Piedrahíta. Se cuenta que en su día hubo cuatro entradas: las puertas de Villafranca, Ávila, El Mirón y Piedrahíta, bautizadas en función del lugar hacia el que se dirigían los caminos que de ellas partían.

 

Castillo de Bonilla
Castillo de Bonilla

La Muralla de Bonilla de la Sierra comenzó a construirse en el siglo XII, siendo a partir de entonces cuando la localidad adquirió su importancia. En Bonilla estuvieron Juan II, Sancho Blázquez Dávila, Alonso de Madrigal 'El Tostado', que de hecho falleció allí, o Fray Hernando de Talavera.

 

Cruzando por Piedrahita se llega a la plaza porticada del pueblo, donde destacan las construcciones típicas castellanas y la iglesia-colegiata de San Martín de Tours, una de las joyas de esta localidad. Destacan de manera especial los contrafuertes y pináculos que a quienes los ven transmiten fortaleza.

Y como localidad amurallada, y por lo tanto defensiva no puede faltar un castillo. Actualmente es de propiedad privada y por lo tanto no se puede visitar. En el exterior hay unos paneles en los que se puede conocer algo más sobre la fortaleza como que su origen es del siglo XIII y que tiene también trazas del XIV.

Una de las opciones más acertadas para el visitante es pasear por sus calles en las que destaca el empedrado y las portadas de las viviendas. En muchas se pueden ver escudos señoriales, como la Casa de los Herrera. Además, los edificios  de nueva construcción han mantenido la misma esencia arquitectónica.

Merece visita el Pozo de Santa Bárbara, cercano a los restos de la muralla.

Se trata de un pozo-aljibe del que se surtían los vecinos de Bonilla de la Sierra ya desde finales del siglo XII, y que cuenta con unas escalinatas que te permiten bajar hasta el nivel del agua

Iglesia de Bonilla
Iglesia de Bonilla
Otros de los aspecto que no podemos obviar son las magnificas vistas a la Sierra de Gredos que se pueden contemplar desde el pueblo, especialmente en invierno, sobre todo si se ve la sierra completamente nevada.

Además desde el 1 de enero de 2019 esta localidad puede presumir de ser la primera en la provincia de Ávila en haber conseguido la distinción de ser uno de los Pueblos Más Bonitos de España.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad