PUEBLOS MÁS BONITOS CYL

Ledesma, una sorpresa salmantina

Ledesma-principa
Foto: Turismo Ledesma

La principal impresión del aquel que por primera vez llega a Ledesma es la sorpresa. La imagen que contempla en primer lugar es su singular enclave con los elementos que lo caracterizan: al fondo la impresionante iglesia de Santa María, en medio del caserío protegido por la muralla y a sus pies el río Tormes, salvado por los puentes.

burgosnoticias.com  | 10/05/2019 - 00:00h.

Una vez adentrado en el entramado de callejuelas que conforman su casco antiguo comienzan a surgir nuevas e inesperadas sensaciones que Te transportan al lugar increíble y fascinante que constituye Ledesma.

La situación estratégica de Ledesma, a orillas del río Tormes, de fácil defensa, junto al menhir y al verraco, sugieren la existencia de un castro prehistórico como primer asentamiento del lugar.

Los testimonios que aún se conservan de la época romana atestiguan una ocupación de cierta importancia. Algunos ejemplos son el Puente Mocho, el de Peñaserracín o el que salva en su tramo final al arroyo Merdero. Otro vestigio de la romanización es el término augustal que actualmente se encuentra empotrado en la pared nordeste de la iglesia de Santa María la Mayor.

La presencia musulmana es recordada por una leyenda de gran arraigo en esta villa que cuenta el martirio de Nicolasín, hijo del señor árabe de Ledesma, que se había convertido al cristianismo, así como de los clérigos que lo habían bautizado.

Con Fernando II de León llega la repoblación definitiva, la construcción de la muralla, además del otorgamiento del Fuero en 1161. A partir de ese momento se inicia en la villa una etapa de esplendor convirtiéndose en un destacado centro político y en un punto estratégico de gran importancia para la comunicación entre los territorios del Norte y Este del Reino de León, además de articular las relaciones de los núcleos circundantes, dado que en el vado del Tormes, al pie de la villa se entrecruzaban distintas vías pecuarias.

Suceden años en los que la Ledesma medieval gana y pierde su condición señorial según los avatares históricos hasta que en 1462 el rey Enrique IV cede el dominio a su favorito don Beltrán de la Cueva, duque de Alburquerque, que se convierte en el primer conde de Ledesma e impone su escudo a la Villa que, desde ese momento y hasta la disolución del régimen señorial en el siglo XIX, pertenecerá a sus legítimos descendientes.

MONUMENTOS Y LUGARES DE INTERÉS

Conjunto Histórico Artístico: Ledesma fue declarada Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico, en 1975.

A pesar de contar con numerosos e importantes recursos patrimoniales, cuatro de ellos también declarados Bien de Interés Cultural -la iglesia de Santa María la Mayor, el Puente Mocho y los restos de calzada romana de sus extremos, la iglesia románica de Santa Elena, y la Fortaleza-, su valor no solo se encuentra aisladamente en cada uno de los distintos monumentos que conserva, tanto de carácter religioso o civil, como son sus casonas, palacios, puentes, muralla, castillo, iglesias..., sino en el conjunto de todos ellos, conformando junto con el resto del caserío un entramado de callejuelas, rincones, plazas y barrios perfectamente estructurados según su función, en los que el tiempo parece haberse detenido y que le confieren un aire de villa histórica anclada en el pasado.

Castillo – Fortaleza y Muralla de Ledesma: Ledesma aún conserva gran parte de la muralla de piedra granítica que históricamente ha rodeado la Villa en su totalidad. La mayor parte de la que hoy permanece se levantó en tiempos de Fernando II de León, en siglo XII, aunque fue en el XV cuando se renovaron varios lienzos con sillería bien labrada. En ella se pueden contemplar abundantes marcas de cantero. De las ocho puertas que tuvo, la única que se conserva en la actualidad es la denominada de los Mártires, San Nicolás o Caldereros.

El patio de armas de su castillo-fortaleza fue levantado en el extremo sudoeste del recinto amurallado en el siglo XIII y siguiente. De planta trapezoidal irregular, presenta dos puertas de acceso: la norte, presidida por el escudo de la Villa, y la sur, flanqueada por dos grandes torreones. Fue declarado BIC en 1949.

Iglesia de Santa María la Mayor: Está considerada como una de las joyas del gótico hispano-flamenco de la provincia de Salamanca por lo que fue declarada en el año 2002, Bien de Interés Cultural.

Aunque su origen es de estilo románico, como así lo atestiguan una parte del hastial de poniente y su puerta, el primer cuerpo de la torre y su bóveda de cañón, la mayor parte de la estructura actual pertenece a finales del siglo XV, en estilo gótico. Al siglo siguiente corresponden la capilla mayor y la estructura en forma de concha que cierra el ábside, así como el tramo final de la torre, siendo la espadaña de estilo neoclásico de finales del siglo XVIII.

El templo está dedicado a la Asunción de María, cuya imagen preside el retablo mayor, realizado en madera jaspeada al estilo neoclásico pero con planta barroca. De entre los sepulcros que alberga está el de don Sancho, nieto de Alfonso X el Sabio.

Iglesia de San Miguel: Ubicada dentro del recinto amurallado, actualmente es la sede del Centro de Interpretación Histórica de Ledesma, Bletisa.

El edificio, originariamente románico, conserva de este estilo artístico el ábside semicircular. Sufrió constantes intervenciones a lo largo del tiempo que hicieron de este templo una fusión de estilos heterogéneos: elementos románicos, góticos, renacentistas, barrocos, neoclásicos... se entremezclan y superponen.

En el exterior cabe destacar la portada, rehecha en 1784 siguiendo formas neoclásicas, y en su interior el impresionante retablo de cascarón en madera vista, tallado por Miguel Martínez en 1767, que preside la capilla mayor.

Iglesia de Santa Elena: Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983 y restaurada recientemente por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León.

Situada extramuros de la Villa y cabeza de uno de sus arrabales más conocidos, es un claro ejemplo del románico de la época de la repoblación, en tiempos de Fernando II de León, conservándose fiel a los momentos de su construcción. Este modesto edifico de sillería granítica, con una sola nave y capilla mayor con ábside semicircular y tramo presbiteral recto, presenta dos puertas, resultando más interesante la septentrional, y remata tanto en la nave como en la cabecera en un alero sostenido por canecillos labrados con motivos vegetales, cabezas humanas y de animales. En su interior cabe destacar la talla de san Bartolomé del siglo XVI, de la escuela de Berruguete, además de un bello retablo del siglo XVIII.

Casa Consistorial: A finales del siglo XIV el Concejo de Ledesma tuvo que reunirse en Santa María la Mayor para hacer pública una exención del rey y años después fue cuando adquirió varias casas para constituir su sede. Es a esa época, finales del siglo XV, a la que corresponde el patio interior en el que está ahora la Oficina de Turismo.

La fachada realizada en sillería granítica presenta dos partes bien diferenciadas. La inferior, más llamativa, presenta dos puertas de medio punto, una que da paso al patio interior de columnas góticas y la otra que da acceso a una escalera que asciende al piso superior. Este piso tiene una balconada de forja formada por cuatro vanos de medio punto en el que destacan las vidrieras de José Delcraux.

En su parte más oriental se abre una ventana inferior que, ubicada en la zona destinada a Cárcel Real, está desde la reforma realizada en el siglo XVII.

Hospital de San José: Fue una institución benéfica fundada por Gonzalo Rodriguez de Ledesma a principios del XV. Originariamente estuvo ubicado junto al arco de la torre de la iglesia de Santa María la Mayor, ya que el edificio hoy existente, cuya fachada presenta el grupo escultórico de la Sagrada Familia flanqueado por los escudos de las familias fundadoras, fue construido en 1721.

Después de cumplir diferentes fines a lo largo de su historia –hospital, instituto de enseñanza, lugar de reuniones parroquiales...-, actualmente es la casa principal de la asociación católica Fraternidad María Estrella de la Mañana, a la vez que alberga dos salas de exposiciones permanentes constituyendo la sede de la galería de arte "San José".

Casonas y Palacios: Ledesma mantiene la imagen de una ciudad tradicional cuyo valor no solo reside en los distintos monumentos que conserva, tanto de carácter religioso, civil o defensivo, sino en el conjunto de todos ellos sumado a un entramado de calles, rincones, plazas y barrios perfectamente estructurados según su función, que le confieren un aire de villa histórica anclada en el pasado.

En ella cabe destacar los diferentes palacios y casonas levantados desde finales del siglo XV y que aún conserva dentro del recinto amurallado: el Palacio de Beltrán de la Cueva o Casa de los Roderos, la Casa de las Almenas, la Casa Consistorial, la Casa de los López-Chaves, el Palacio de Rodríguez de Ledesma, la Casa del Mayorazgo de los Paces, la Casa de Manuel García Godínez de Paz, la Casa de Padua, la Casa de Agustín Escudero de Dios, la Casa de San Nicolás, son el mejor ejemplo.

Puentes: el Puente Viejo, el Puente Nuevo, el Puente Mocho y el Puente de Peñasarracin; son los más destacados y se construyeron para salvar los diversos cursos de agua que discurren por su entorno.

La Fiesta del Corpus es la fiesta grande de Ledesma, que se desarrolla a lo largo de varios días, desde la víspera del jueves de Corpus hasta el lunes posterior, y su celebración cae entre los meses de mayo y junio.

Los principales actos comienzan el miércoles previo, con el pregón y la proclamación de la reina y las damas, seguidos al día siguiente de la Procesión del Santísimo por las calles del casco antiguo. El visitante que quiera conocer estas fiestas cuenta a lo largo de esa semana con numerosos festejos, siendo especialmente recomendado la asistencia a la romería del Prao de la Villa, desarrollada en la tarde del sábado, y a los afamados "Espantos", celebrados en la mañana del domingo y el lunes, en las inmediaciones de la plaza de toros.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad