RUTAS CASTILLA Y LEÓN

La Tierra de Campos vallisoletana

imagen

Esta ruta por la provincia de Valladolid nos conduce por algunos de los lugares más interesantes que atesora la comarca. Tierra de Campos es una comarca natural que se extiende a lo largo de las provincias de Valladolid, Palencia y Zamora.

burgosnoticias.com  | 23/04/2018 - 11:33h.

Son los anchos horizontes que se abren hacia el norte de la capital. Lejos de lo que pueda parecer, sus inmensas llanuras cerealistas conforman paisajes siempre cambiantes, con poblaciones orgullosas de su rico patrimonio artístico y monumental.

En el recorrido por Tierra de Campos en la provincia de Valladolid visitaremos diferentes localidades con un variado patrimonio.

La primera de ellas, Medina de Rioseco, conocida como la Ciudad de los Almirantes por su vinculación con la poderosa familia de los Enríquez. Tras tener en época de Reyes Católicos una gran importancia, esta localidad se mantuvo gracias a la presencia de importantes familias y artistas, alcanzando el título de ciudad de la mano de Felipe IV, en reconocimiento al peso político y económico de una plaza que llegó a contarse entre los principales mercados de todo el norte de España.

 

El legado histórico y monumental es apabullante. Pero sobresale la Iglesia de Santa María de Mediavilla, flanqueada por una magnífica torre barroca levantada a mediados del siglo XVIII. En ella tiene importancia la Capilla de los Benavente, que incluye un retablo de Juan de Juni, y que Eugenio d'Ors calificó de forma acertada como la 'Capilla Sixtina del arte castellano'.

 

Muy cerca se alza la Iglesia de Santiago, obra de Gil de Hontañón, y en sus proximidades la Iglesia de Santa Cruz que acoge el Museo de la Semana Santa. Paseando por sus calles, en especial por su Rúa Mayor, encontramos tres de las puertas de sus antiguas murallas: la del Ajújar, la de Zamora y la de San Sebastián.

A 15 kilómetros de Medina se encuentra Moral de la Reina. Además de los restos de la Iglesia de San Juan puede visitarse su Iglesia de Santa María, con un magnífico pórtico.

La siguiente parada es Cuenca de Campos, a unos 10 kilómetros de la población anterior. Su Iglesia de los Santos Justo y Pastor es una obra mudéjar del siglo XVI. En el interior cuenta con un interesante Museo de Arte Sacro en el que se exhiben obras de Alejo de Vahía.

En Villalón de Campos además de por la fama de sus quesos, destaca por su Rollo Jurisdiccional, de estilo gótico florido, considerado el más artístico de España. En esta localidad está el Museo del Queso, el cuál gira en torno a los procesos de explotación y elaboración de este producto, tan estrechamente vinculado al desarrollo de la localidad.

Tras pasar por Bustillo de Chaves, con su altiva Torre mudéjar nos acercamos a Mayorga; lugar donde destaca el templo de El Salvador y la antigua Iglesia de San Juan. Cerca se encuentra el Museo del Pan, que nos acerca a todo lo relativo a este alimento tan vinculado a la provincia de Valladolid.

En Mayorga se celebra el 27 de septiembre la fiesta de El Vítor, declarada de Interés Turístico Nacional y que conmemora, entre multitud de antorchas y un denso humo, la llegada de las reliquias de Santo Toribio a esta localidad.

Nuestra siguiente parada es Becilla de Valderaduey, un transitado cruce de caminos que ha dejado numerosos vestigios desde época romana. En Villavicencio de los Caballeros, coincidiendo con la Semana Santa se celebra la tradicional Tercera Orden, representación de la Pasión mediante el rezo a la corona franciscana, que tiene lugar el Jueves Santo. Al día siguiente tiene lugar la representación del Descendimiento. En las afueras, la torre mudéjar de San Pelayo ha sido reutilizada como impresionante mirador sobre la llanura.

Pasamos por Bolaños de Campos, donde puede admirarse de nuevo un Rollo Jurisdiccional, del siglo XV y cuando llegamos a Villafrechós, además de parar para degustar sus Almendras garrapiñadas, se puede visitar la Iglesia mudéjar de San Cristóbal y el Convento de la Encarnación.

 

La siguiente parada es Tordehumos, que debe su nombre al sistema de comunicación que se utilizaba desde la torre del castillo. Merece la pena ascender hasta el Otero de Fumos para contemplar tanto la vasta panorámica como los restos de aquel castillo.

 

También podemos visitar la Iglesia de Santa María, del siglo XVI que guarda en su interior un notable retablo Mayor, un Cristo de Francisco Giralte y una Inmaculada del taller de Gregorio Fernández. En esta localidad vallisoletana hay un arco mozárabe en su Ermita del Santo Cristo de la Vega y un interesante Ecomuseo en el que se recrean espacios de la vida rural tradicional.

Nuestras dos últimas paradas son Villabrágima, con su plaza Mayor porticada y dos templos, el de Santa María y el de San Ginés, ambos del siglo XVI, y Castromonte, entre cuyo caserío sobresale la torre de la Iglesia de la Purísima Concepción.

Estas son las principales localidades que conforman la Tierra de Campos, por lo que a la provincia de Valladolid se refiere. En otra ocasión, nos centraremos en los recorridos tanto por Palencia como por Zamora, que también merece la pena ser visitados.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad